Las “Empanadas fritas” o “Empanadas al horno” son una de las recetas más típicas de países latinoamericanos como Argentina y Chile: ¡sólo el aroma de su masa horneada ya invita a probarlas!

La forma de preparar las empanadas y el relleno pueden variar dependiendo de la receta, pero siempre siguiendo el concepto de pequeños paquetitos comestibles que se pueden degustar sin cubiertos.

En ese sentido, las empanadas me recuerdan mucho a los Cornish Pasties originarios del suroeste de Inglaterra y, igual que la variedad clásica chilena llamada pino, se caracterizan por su relleno de carne molida o picada- ¡las empanadas pino destacan por el  huevo y la aceituna que esconden en los lados opuestos!

Mantequilla de nueces:

  1. En primer lugar, preparamos la mantequilla de nueces. Remojamos las nueces durante 8 horas para activarlas, pasado ese tiempo escurrimos el agua y secamos las nueces ligeramente con papel de cocina. Con la personal trituramos las nueces junto al aceite de nuez y una pizquita de sal marina hasta conseguir una consistencia cremosa y suave. Reservamos.

¿En qué consiste activar los frutos secos y semillas?

Activar los frutos secos y semillas consiste en remojarlos para eliminar sus inhibidores enzimáticos.

Los inhibidores enzimáticos son moléculas que contienen las semillas para evitar que se desencadene el proceso de germinación antes de tiempo. Así, quedan protegidas para que la germinación se produzca sólo cuando en la naturaleza se den las condiciones óptimas de humedad y calor que necesitan.

Cuando los remojamos, los inhibidores pasan al agua.

Semillas en remojo

¿Por qué es conveniente eliminar los inhibidores enzimáticos?

Estos inhibidores son antinutrientes. Si los eliminamos, mejora la digestión de estos alimentos siendo mejor tolerados y el ácido fítico que contienen se reduce, mejorando así la absorción de minerales (son quelantes de Fe, Ca, Mg, Zn, es decir, inhiben su absorción).

Método adecuado para activar semillas y frutos secos

  • Remojar entre 6 y 12 horas, en agua abundante (deben ser frutos secos crudos, no tostados y semillas para germinación).
  • Cambiar el agua 2 ó 3 veces.
  • Enjuagar bien y escurrir. ¡Ya se pueden consumir!
  • Si queremos hacer una mayor cantidad para guardar, entonces hay que secar bien las semillas y frutos secos para que no se enmohezcan: extender para que se sequen al completo o bien, si tenemos un deshidratador, extender y secar a 40º.
  • Un paso más allá: germinación. El proceso de germinación se puede decir que comienza en el momento en que se remojan, pero sería ideal permitir que las semillas empiecen a brotar, manteniendo la humedad durante unas 12-24 horas más. Para ello, una vez escurridas, las mantenemos húmedas y no encharcadas. Para ello podemos utilizar un germinador de tarro.
  • Las semillas que han iniciado la germinación también se pueden secar en el deshidratador, como las semillas de girasol de la foto de más abajo.
Semillas germinadas deshidratadas

El remojo y la germinación son métodos supersencillos de mejorar nuestra alimentación.

¡¡Salud para todos!!

Masa de empanadas:

  1. Para preparar la masa, primero trituramos las semillas de lino con un poquito de agua (la medida de un chupito) hasta que las semillas se hagan polvo y se combinen bien con el agua- esta mezcla va a sustituir al huevo.
  2. En un bol grande, mezclamos todos los ingredientes de la masa y los mezclamos bien con las manos o con la ayuda de una espátula, hasta conseguir una bola de masa homogénea.
  3. Amasamos la bola durante unos 5 minutos hasta que quede suave y con una textura un poco elástica.
  4. Dejamos reposar la masa media hora, cubriendo el bol con un paño de cocina.
  5. Con un rodillo de madera y en una superficie enharinada para que la masa no se pegue, estiramos la masa hasta conseguir un espesor de unos 2mm, muy finito.
  6. Con un molde redondo de unos 15 cms de diámetro vamos cortando la masa. Volvemos a estirar los restos de masa para aprovecharla. Con estas cantidades deberían de salir unas 6 empanadas.

Relleno de espinacas:

  1. Pelamos y rallamos la zanahoria, picamos la cebolla muy finamente y lavamos las espinacas bien antes de trocearlas.
  2. En una sartén echamos un chorrito de aceite y sofreímos la cebolla con el orégano y la albahaca hasta que se quede blandita y dorada.
  3. Añadimos las espinacas y cuando se reduzcan, echamos la zanahoria rallada. Sofreímos unos 5 minutos, salpimentando al gusto.
  4. Apartamos la sartén del fuego y dejamos que las verduritas se enfríen.

Preparamos las empanadas:

  1. Precalentamos el horno a 180°C.
  2. Colocamos 2 cucharadas del relleno y un poquito de la mantequilla de nueces en el centro de cada uno de los discos de masa.
  3. Doblamos los discos por la mitad y con los dedos hacemos varios pliegues por el borde de la masa, presionando para que los lados se unan.
  4. Ponemos las empanadas sobre papel de horno en una bandeja y las horneamos durante 15-20 minutos, dándoles la vuelta para que se cocinen de manera uniforme.
Menú
Abrir codigo QR